Resumen Otro Evangelio

©Antolín Diestre Gil
I.S.B.N.: 978-84-615-3588-0

Zaragoza 2010

¿OTRO EVANGELIO?

Nuestro título responde a la posibilidad de que alguna exposición bíblica que se hubiera hecho en el pasado, por algunos, pudiera responder a otro evangelio que no es ni el que predicó Jesús ni su discípulo Pablo.

Una de las doctrinas más extraordinarias, y que hace trascender nuestra fe frente a la nada y la muerte, es la resurrección. Resurrección que está ligada a dos realidades: la una a la propia resurrección de Jesucristo; la otra realidad por la que anhelamos su cumplimiento definitivo, es, “el retorno de Jesucristo”, la segunda Venida.

Jesucristo, en el evangelio eterno (cf. Ap. 14:6), nos dice que sólo hay dos resurrecciones: la primera y la segunda (Ap. 20:4, 5-7 cf. Jn. 5:28, 29). La primera en ocasión de su Venida, en la que se da para ver su Venida (Ap. 1:7),[1] y se evidencie además y esencialmente la que es para Vida Eterna, la del último día (Jn. 5:29pp.; 6:39, 40, 44, 53, 54), que permite comprender lo anunciado por Daniel 12:2pp., correspondiente a los que están inscritos en el libro (12:1úp.); la segunda, la correspondiente a los durmientes que no están escritos en el libro, y que por lo tanto no son liberados de la muerte o resucitados en condición para vida eterna y para ver su Venida (Jn. 6:39, 40, 44, 53, 54) sino después del llamado milenio (cf. Ap. 20:1-4, 5-7).

Pablo es muy claro también, y es por esto que nos advierte que cualquiera que predique un evangelio distinto al que él había anunciado basado en el evangelio de Jesús el Mesías, el evangelio eterno, no ha de ser escuchado, y ha de ser señalado como un anatema, como no apto para predicar otra cosa que no sea el Evangelio (Gál. 1:7-9). Y Pablo establece, según su Evangelio basado en el de Jesús el Mesías, que todos los muertos en Cristo (1ª Cor. 15:22), serán vivificados o resucitados en ocasión de su Venida (1ª Cor. 15:23 cf. 1ª Cor. 15:51-55). Evidentemente el Evangelio según Pablo, basado en el de Jesús el Mesías, predica, que tomando como referencia la segunda Venida (1ª Tes. 4:15), para todos los que se hayan dormido antes de esa referencia de segunda Venida (cf. 1ª Tes. 4:15úp, 14 cf. Col. 3:1-4), no para unos antes y para otros después, sino para todos en ocasión de su Venida, existe una sola y única resurrección, la que corresponde al toque de trompeta (1ª Tes. 4:16), o a la clave de la voz del Hijo del Hombre, de Miguel, del Príncipe del Ejército, de la Piedra, del Príncipe Mesías, o a la experiencia de haber configurado, todos los que han dormido en esa representación en Cristo hasta su manifestación o segunda Venida (Col. 3.1-4).

Por lo tanto cualquier interpretación a cualquier texto sobre la resurrección que no coincida con lo que Jesús y Pablo establecen, no estaría haciendo una interpretación adecuada, y si se reiterara estaría presentando “otro evangelio”, motivo de nuestro título.[2] Es cierto, y comprendo, que puede haber personas con una conciencia invenciblemente errónea. Es decir que no pueden superar el error por mucho que se les muestre con el texto bíblico. ¡Qué lástima que una verdad tan grandiosa se vea enturbiada por opiniones ajenas a la sola Escritura!

Comprendo los sentimientos que se pueden suscitar para todos aquellos que vivimos el “mensaje del tercer ángel” cuando se nos dice que tendremos una resurrección especial, en el caso de que muramos. Pero el sentimiento ni es fe ni nos salvaguarda del error. El evangelio es el mismo para los escogidos del primer siglo como para los del siglo XXI. Pero no tiene sentido ni base en la sola Escritura que en un espacio inmediatamente anterior, a la resurrección de todos los que son de Cristo para ver la segunda Venida, se pueda producir una resurrección especial para vida eterna en exclusiva para ciertas personas, y distinta a la única que nos propone el Nuevo Testamento. Eso es un invento. Y debe ser atajado. Nunca se incorporó ese punto de vista en nuestro cuerpo doctrinal. Prácticamente el 100 % de los pastores jamás la presentan en los estudios bíblicos de preparación para el bautismo, y a nadie se le indica que deba aceptarla para poder ser miembro de iglesia. Tampoco aparece en los votos bautismales. Ni en el Manual de Iglesia que orienta en uno de sus apartados lo que tienes que presentar para la preparación del bautismo. Ni en las 28 doctrinas recientemente avalado en voto por la propia Conferencia General. Y cuando preguntas a los propios pastores y miembros de Iglesia, dicen con razón desconocerla ¿Entonces? Desde luego no estaría en “fuera de juego” (outsider) aquel que no admitiera semejante barbaridad, ya que no estaría en contra de algo que la iglesia oficialmente predica sino que no se aceptaría lo que algunos pueden interpretar de ese texto, que nunca la Iglesia oficializó. Escudarse ahora en algo parecido a que la Iglesia o la Conferencia General apoyan semejante opinión, es un flaco favor a nuestra misión de predicar exclusivamente lo que se puede probar con la sola Escritura.

Y que a nadie se le ocurra pensar que qué hay de malo en esa creencia. Sencillamente alterar la Palabra de Dios, y desviar la atención al estudio de la Palabra de Dios sobre este asunto. Puesto que esa creencia evita la comprensión y la magnificencia de los textos de Pablo, y de Jesús el Mesías, donde la persona ha de profundizar si quiere realmente resucitar en el último día, en ocasión de su segunda Venida (Col. 3.1-4).

Imagínense por un momento que alguien utilizando los textos de Daniel 12:1, 2, nos dijera que se trata de una resurrección especial distinta a la única que trae como referencia o la segunda Venida, o la de “1000 años después”, y que correspondería, según ese pensar, a la de la Virgen María, a los apóstoles, a los patriarcas, profetas, etc., que de acuerdo a lo “del pueblo de Daniel” (Dn. 12:1pp.), y al “aquel tiempo”, cabría para ellos esa posibilidad ¿Cómo lo juzgarían ustedes? Y para probarlo lo hicieran tan bien o tan mal como el que pretende usarlos para “los que mueren en el mensaje del tercer ángel ¿Cómo reaccionarían? ¿Qué tendrían que hacer?

He intentado, durante toda mi existencia, y ya está siendo larga y fructífera, rendir un servicio a “mi iglesia”, a la “iglesia remanente”, a aquella que ha sido suscitada por Dios para preparar a un pueblo para el retorno de Jesucristo, y que tanto le debo por lo mucho que me ha dado, y siempre he procurado con el poder de Dios corresponderle con lo mejor que tengo y sé. Le he servido en el ministerio pastoral y de la enseñanza teológica alrededor ya de 35 años. Y espero, con la ayuda de Dios poderlo hacer durante muchos años más, todos los que el Señor quiera prodigarme si no viene antes estando vivo esperándole como lo estoy ávida y vehementemente. Tanto en Europa como aquí en la División Interamericana, y en la Norteamericana, se me han hecho llamamientos a un servicio a veces especial para defender la fe en la que creemos, frente a reformistas, disidentes de diferentes clases, y para preparar a jóvenes al ministerio pastoral. He ofrecido ayuda a fin de comprender mejor las posiciones teológicas adventistas, y he tenido la oportunidad de dirigir cursos de máster y de doctorado, de lo cual estoy muy agradecido especialmente a la División Interamericana. Gracias por haber contado conmigo, como profesor en la Universidad Centro Americana.

Es por todo ello, que dentro de ese servicio a la Iglesia, ofrezco este estudio, al que he dedicado alrededor de 150 páginas, a fin de proveer de una herramienta útil para entender mejor el tema de la resurrección, y lo que Daniel 12:1, 2 nos provee.

El trabajo está dividido en tres partes fundamentales, y una introducción que exponemos pormenorizadamente:

Introducción: Planteamientos, motivos y objetivos – Estado de la cuestión

El texto: Dn. 12:1, 2

Lecturas prejuzgadas

Las implicaciones de la sola Escritura y el volver a las fuentes

La Verdad y la fe personal

Teniendo en cuenta la primacía de la Palabra y los comentaristas más autorizados

El principio de la sola Escritura como única norma de fe y el valor de la corriente teológica adventista consensuada mundialmente

El significado de lo que compone el texto hebreo masorético de acuerdo a diferentes comentaristas: Análisis crítico

Comentaristas hebreos

Cristianos de diferentes denominaciones

Adventistas

Ellen White

Conferencia General

Reconstrucción hermenéutica y exegética del texto de Dn. 12:1, 2

Contexto

Liberación del pueblo de Daniel

El valor hebreo de Daniel 12:1, 2 de acuerdo a la perspectiva:

De los judíos de la Septuaginta

De la versión de Teodocion

De la versión masorética

El sentido de la conjunción wü (w> ) disyuntiva

Preposición min (!mi) partitiva

El signo atnath (  _)

Aramea peshita

Del judío Jesús de Nazaret

De los apóstoles

La resurrección y sus valores para la existencia aquí, y para después de la muerte

La seguridad de la vida eterna: Lo que la revelación presenta como solución respecto a cómo superar el pecado y la muerte y lograr la resurrección del ser

Resurrección de Jesús de Nazaret

El paradigma para creer y obtener la resurrección

La vida eterna en conocer a Dios y al Mesías, nos configura la clave de la resurrección, si hacemos permanente la creencia en la Palabra (Jn. 5:24, 25 cf. 8:31, 32 cf. Lc. 8:15 cf. Mt. 13:23)

El paradigma escatológico existencial en Pablo (Col. 3:1-4 cf. Rm. 6:3-13; 2ª Cor. 5:17 cf. Jn. 3: 3-9)

“Si pues habéis resucitado con Cristo buscad las cosas de arriba” (Col. 3:1 pp)

“Si pues habéis resucitado con Cristo buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios” (Col. 3:1)

La realidad celeste en el evangelio, aludiendo al Hijo del Hombre sentado a la diestra, configura la creencia en la resurrección

La funcionalidad de la diestra de Dios en Pablo

La mira puesta en los asuntos celestes y no en los de la tierra (Col. 3:2, 3)

Cuando Cristo nuestra vida se manifieste, entonces nosotros también seremos manifestados con él en gloria (Col. 3:4)

La vocación celeste del creyente al encuentro del valor terapéutico y práctico del ministerio de intercesión continuo del Mesías en el Santuario Celestial y en relación al reposo de Dios


[1] Este texto podría usarse para una resurrección excepcional de “los que le traspasaron”. Pero nótese que no rompe la orientación de dos resurrecciones. Resucitarían, como testigos representativos, en ocasión de la primera resurrección “para ver el retorno de Jesucristo”. Para morir, y después resucitar para recibir el juicio ejecutivo en ocasión de la segunda resurrección (Ap. 20:1-4, 5-7). Lo explico más adelante.

[2] Todos podemos cometer, en algún momento determinado, errores en la explicación de un texto. Y nuestros pioneros, sin duda que también cometieron ciertos errores a la hora de explicar ciertas doctrinas:

<<No hay excusa para que alguno tome la posición de que no hay más verdades para ser reveladas, y que todas nuestras exposiciones de las Escrituras carecen de errores. Que ciertas doctrinas hayan sido sostenidas como verdaderas durante muchos años no es una prueba de que nuestras ideas son infalibles>> (E. White, El Otro Poder, ACES 1996, p. 35).

Por lo tanto la falta de luz o de comprensión en una determinada exégesis y hermenéutica bíblica, puede llevarnos a estar expresando “otro evangelio”, aun cuando nosotros no lo entendamos así. Un estudio más profundo con el poder de Dios, puede darnos mayor conocimiento sobre un tema o un texto, y ayudarnos a variar nuestra posible interpretación errónea, y centrarnos en el Evangelio Eterno, abandonando lo que no era evangelio.


ÍNDICE

Este trabajo está dividido en tres partes fundamentales, y una introducción que exponemos pormenorizadamente:

1. El texto: Dn. 12:1,2

2. Lecturas prejuzgadas

3. Las implicaciones de la sola Escritura y el volver a las fuentes

La verdad y la fe personal

Teniendo en cuenta la primacía de la Palabra y los comentaristas más autorizado

El principio de la sola Escritura como única norma de fe y el valor de la corriente telógica adventista consensuada mundialmente

I. El significado de lo que compone el texto hebreo masorético de acuerdo a diferentes comentaristas:

Análisis crítico

· Comentaristas hebreos

· Cristianos de diferentes denominaciones

· Adventistas

· Ellen White

· Conferencia General

II. Reconstrucción hermenéutica y exegética del texto de Dn. 12:1,2

Contexto

Liberación del pueblo de Daniel

El valor hebreo de Daniel 12:1,2 de acuerdo a la perspectiva:

De los judíos de la Septuaginta

De la versión de Teodocion

De la versión masorética

El sentido de la conjunción w∂ ( ) disyuntiva

Preposición min ( ) partitiva

El signo atnath ( )

Aramea peshita

Del judío Jesús de Nazaret

De los apóstoles

III. La resurrección y sus valores para la existencia aquí, y para después de la muerte

La seguridad de la vida eterna: Lo que la revelación presenta como solución respecto a cómo superar el pecado y la muerte y lograr la resurrección del ser

Resurrección de Jesús de Nazaret

El paradigma para creer y obtener la resurrección

La vida eterna en conocer a Dios y al Mesías, nos configura la clave de la resurrección, si hacemos permanente la creencia en la Palabra (Jn. 5:24, 25 cf. 8:31, 32 cf. Lc. 8:15 cf. Mt. 13:23)

El paradigma escatológico existencial en Pablo (Col. 3:1-4 cf. Rm. 6:3-13; 2ª Cor. 5:17 cf. Jn. 3:3-9)

“Si pues habéis resucitado con Cristo buscad las cosas de arriba” (Col. 3:1 pp)

“Si pues habéis resucitado con Cristo buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios” (Col. 3:1)

La realidad celeste en el evangelio, aludiendo al Hijo del Hombre sentado a la diestra, configura la creencia en la resurrección

La funcionalidad de la diestra de Dios en Pablo

La mira puesta en los asuntos celestes y no en los de la tierra (Col. 3:2,3)

Cuando Cristo nuestra vida se manifieste, entonces nosotros también seremos manifestados con él en gloria (Col. 3:4)

La vocación celeste del creyente al encuentro del valor terapéutico y práctico del ministerio de intercesión continuo del Mesías en el Santuario Celestial y en relación al reposo de Dios

Si quiere seguir estudiando otros resúmenes, pulse aquí.

6,81€ sin IVA. 8,25€ con IVA

La cantidad indicada en el precio está sugerida como donativo, obteniendo el libro o libros que seleccione y servirá para los fines de la asociación (6,81€ sin IVA y 8,25€ con el IVA incluido, añadido por Amazon)